Blog

CAPITULO 4. Controle sus Gastos

Uno de los aspectos más importantes de las finanzas en la familia es ‘saber’ o ‘aprender’ a controlar nuestros gastos. En este concepto existen dos elementos sinónimos para controlar: Registrar y Reconocer, esto a su vez nos lleva a dos implicancias. 

Fuente.- www.eldeber.com.bo y la universidad NUR

 

Una, que debemos anotar nuestros gastos (luego ampliaremos la idea con ejemplos) y dos, que es necesario reconocer que no siempre gastamos inteligentemente y nos dejamos llevar por el mercado, la moda, el marketing u otro incentivo publicitario. Cuando la libertad financiera llega a nuestras vidas, se hace evidente en muchos aspectos de nuestra existencia: hay un alivio real de las preocupaciones y tensiones, que son causa de muchos problemas en el entorno familiar y en nuestra propia salud por usted, por su familia y por los suyos, le invito a leer, poner atención y a tomar en cuenta estas son algunos principios.

1.- Dueño y/o administrador

Posiblemente esta situación nos ayude a reflexionar sobre nuestra visión acerca de nuestras posiciones materiales, su actitud personal con respecto a ellas será muy diferente si usted es dueño o un buen administrador de las mismas. Le cuento una situación: Roberto, era de profesión administrador y fue contratado como gerente de una cadena de supermercados, mientras que Carlos también administrador había heredado de su papá, el cual la había heredado de su abuelo, una importante tienda de artículos en su ciudad. Roberto, revisando los resultados de los diferentes supermercados, notó que uno de ellos estaba teniendo pérdidas por seis meses consecutivos, comunicó esta situación al dueño y este sin titubear le contestó a manera de pregunta. ¿Qué va hacer? Usted es el administrador, pues vamos a corregir algunas cosas, respondió, a ver si mejora la situación si no, veremos otra opcion el dueno asintio con la cabeza y le pidio que la mantengan firme el negocio. Por su parte, Carlos quien prácticamente se había criado en ese lugar (la tienda de abuelo y de su papá) sabía de la situación del negocio la cual no era para nada alentadora, era el tercer año . Sin embargo, se aferraba a preservar la tienda a cualquier precio. Pasaron tres meses y las medidas que introdujo Roberto no estaban dando el resultado que él esperaba, no le quedó otra opción que decidir el cierre de este punto y propuso.
Abrir otro supermercado en otra zona. Carlos, sin embargo, estaba enfrentándose a un tremendo problema de iliquidez, pagos retrasados e incluso sus propios recursos estaban siendo utilizados para intentar salvar el negocio que prácticamente no tenía remedio.
¿Qué pasó? Pues es muy simple, ambos eran profesionales o llamémoslos expertos en sus rubros. No obstante, Roberto asumió su papel de administrador y Carlos el papel de dueño, se olvidó o no quería reconocer que tenía que haber tomado una decisión hace mucho tiempo. Muchas veces aferrarnos a cosas, que son solo cosas, que nos quitan el sueño, la alegría y la felicidad del hogar, nos aterra la idea de tener que renunciar a ciertos privilegios o comodidades e insistimos en mantenerlos aunque nos esté costando muy caro y no hablo necesariamente de un valor monetario sino intangible.
Le cito algunos ejemplos: la televisión por cable, la cuota del auto nuevo, el periódico todos los días, el almuerzo fuera de casa día por medio o todos los fines de semana, el cine, el club de amigos (as), los artículos de perfumería y maquillaje, los refrescos u otros por la calle, créditos de consumo, tarjetas de crédito, entre otros ‘gustitos’.

2.- Libertad Financiera:
El hecho de ‘no poder controlar los gastos’ generalmente nos lleva a situaciones de sobregiro, endeudamiento o vivir del fiado (le debemos al carnicero, al lechero, a la señora del almacén, nos van a cortar el agua, la luz, etc.). Pues bien; entonces lo que necesitamos es comenzar a realizar un plan, un presupuesto. En el capítulo 18 desarrollaré el tema. Sin embargo nos vamos a embarcar primero. Necesitamos aprender a comprar,realice una lista de todos sus gastos, sin excepción y no importando el monto anótelo todo, ¿bien? luego le sugiero que realice esta operación: Ordene sus gastos en orden de importancia, esto es de vital conveniencia porque últimamente hemos perdido la noción cabal de lo que es una necesidad, un gusto o un deseo.
.
Necesidad:Son las gastos que hacemos en productos, bienes o servicios, básicos para la vida como el alimento, la ropa, la salud, el lugar donde vivir, etc. Ubique en primer lugar estos gasto

Gustos: Son aquellas cosas que pueden satisfacer necesidades básicas pero que no obstante cuestan más caro. Por ejemplo, usted necesita vestirse pero no necesita una camisa o un pantalón de tal o cual marca reconocida, puede tomar solo taxi en lugar demicro o caminar (con la salvedad de las distancias, claro está).
La mayor parte de estos gastos según las estadísticas son realizados impulsados por las apariencias lo que posiblemente no condice con su situación económica. En ningún momento considere que usted no lo merece, de ninguna manera, pero ‘si no nos ajustamos los cinturones’ uno o dos años hasta lograr estabilizar la economía de la casa, entonces estaremos muchos más años viviendo de una manera desorganizada y con más fracasos que éxitos.

Deseos.- Son cosas que nos gustaría tener pero que no son necesarias para nuestra subsistencia, por ejemplo hágase las preguntas ¿necesito una computadora o deseo una computadora de última generación? ¿necesito un auto o deseo un auto moderno?, ¿necesito una casa (un lugar donde vivir) o necesito una casa de $us. 80.000 ó 100.000 (por decir una cifra, entiéndase con más comodidades)? Lo que realmente podemos hacer es avanzar paso a paso y no irnos por la inmediatez del momento, estamos en una sociedad queremos ¡ya! o ‘para ayer’ y eso no siempre es posible, debemos ser responsables y prudentes.

EVITE LAS COMPRAS IMPULSIVAS
La Real Academia Española lo define como dicho de una persona: Que suele hablar o proceder sin reflexión ni cautela, dejándose llevar por la impresión del momento. Si usted por alguna razón ha experimentado, repetidas veces, que cuando llega a un supermercado o mercado, tienda, bazar, o un comercio cualquiera, de pronto siente el impulso de comprar ‘cosas’ aun cuando no eran parte de la lista de compras con la que usted fue al mercado entonces está al borde de ser un comprador impulsivo.

Hacer compras es una mal receta anti estrés; en la actualidad muchos creen que salir de compras ayuda a liberarse de tensiones, sin embargo otros estudios revelan que la ansiedad por comprar es menor que la frustración que experimentan las personas con este tipo de problemas por realizar compras verdaderamente vanas, inútiles e innecesarias. Esto no significa otra cosa que estar en un estado de descontrol, una persona que busca un equilibrio racional de su economía, debe saber lo siguiente.

*Primero, no todo lo que sale en la televisión es necesario para vivir, los comerciales de tv tienen esa finalidad, ‘nos crean necesidades’ o nos ponen a ‘soñar’; segundo, nos dan ‘facilidades’ y ‘regalos adicionales’ o por último ‘el credito justo para su necesidad’.

Aprenda a comprar inteligentemente
Entonces aprendamos primero a hacer un plan de gastos y de las cosas necesarias en casa; aquí algunas sugerencias Primero tengo que saber cuánto es mi ingreso, en caso de tratarse de trabajadores no asalariados, un promedio lo más real posible. Segundo, tenemos que realizar una lista de las cosas que son necesarias y las cantidades requeridas por mes y/o semana, esto con la finalidad de preguntar en los diferentes centros de compras acerca de los precios, cantidad, calidad, etc. Fuera muy bueno si pudieran realizarse estas de productos, de limpieza, los alimentos: diferenciando entre verduras, frutas, granos, cereales, conservas, etc. de tal forma que permita saber dónde debo comprar tal cosa por grupo de productos y no cosa por cosa. Darme algún tiempo para realizar esta tarea me permitirá conocer más en profundidad los mercados y relacionar las diferentes alternativas.

Controle sus gastos Anotar y registrar.
Este es un buen método que nos ayuda a descubrir en qué estamos gastando dinero innecesariamente.
Consiste en llevar nota de todos los gastos realizados por la familia, pero cuando digo todos es todos, es decir de nada me sirve que anote algunos gastos y otros.
Primero, lo animo a que se pongan de acuerdo en casa, no olviden que todos debemos remar la barca y para el mismo lado, no es lo mismo no remar o hacerlo en sentido contrario; de lo que se trata es de buscar la salud financiera de la familia y en este propósito debemos estar inmersos todos en la familia. Con ese mismo afán, si sus hijos son ya jóvenes no menos precie su sabiduría, por el contrario comparta estas motivaciones acerca de la necesidad de superar determinada situación y de esa manera hacerlos también responsables y partícipes de los éxitos. Segundo, dos opciones:
a) Busque una libreta de anotaciones y día por día anote los gastos que realizan, no olvide nada.
b) Puede usar una cajita de zapatos, forrarla y dejarle una abertura encima como una alcancía, allí meta papelitos en los que anote el monto del gasto, aquí no es importante la fecha sino el gasto y monto. Tercero, separe los gastos por su objeto, es decir, cuál fue el destino de sus gastos, por ejemplo: colegio, servicios, alquileres, transporte taxi y micro, recreo, alimentos, refrescos, sodas, galletas, carne de res, de pollo o chancho, fiambres, enlatados, fideos, arroz, periódico, etc, Cuarto, sume los gastos por separado y anótelo en orden de prioridades, es decir lo que es realmente necesario e importante, seguido de lo menos importante o no tan necesario y finalmente lo que son solo gustos o deseos.

Quinto, sorpréndase solito.
Un amigo, mientras ofrecíamos una conferencia, contó a manera de testimonio personal que realizando este ejercicio descubrió que él gastaba en refresco, cafecitos y somó, de los cuales se declaró muy afecto, la misma cantidad de dinero que toda la familia en transporte. Era obvio dónde realizar los ajustes, al cabo de unos meses, no existía más déficit en el presupuesto familiar. En finanzas decimos que hay que cuidar los centavos por que los millones se cuidan solos.

PREGUNTAS DE AUTOEVALUCION

1.- ¿Por qué es importante controlar los gastos?
2. ¿Cómo podemos controlarlos?
3. ¿Qué hábitos debemos desarrollar para manejar una mejor economía personal?
4. ¿Qué cosas o aspectos de nuestra conducta debemos evitar para lograr una libertad financiera?
5. ¿Qué puede pasar con nuestras finanzas si no seguimos los consejos de los expertos?

Read 932 times Last modified on Viernes, 12 Mayo 2017 23:10
Rate this item
(0 votes)

About Author

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Principio Bíblico para el cálculo de gastos

Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? 29 No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, 30  diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.  (Lucas 14:28-30).